fbpx
0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 3 minutos

El colesterol es una sustancia de la sangre y de la bilis, que contiene grasa natural y se adhiere a todas las células del organismo. Está presente en todo el sistema sanguíneo, y es el mismo cuerpo el que se encarga de producirla, ya que nos ayuda a digerir correctamente los alimentos, a producir vitamina D y las hormonas. La sustancia cerosa se crea desde la sangre, para terminar en el hígado.

El colesterol se produce de manera innata en el organismo, aunque la gran parte de él nace en el hígado. La dieta alimenticia es un importante indicador de los niveles de la sustancia. Un aumento de este se debe al consumo excesivo de grasas, lo cual daña las células sanguíneas pues hace que se peguen en la sangre, provocando diferentes problemas arteriales, cardíacos y hepáticos.

Si bien en alguna medida es importante para el funcionamiento del sistema cardiovascular, el hígado y la segregación de algunas hormonas, cuando se acumula en grandes cantidades, es perjudicial para la salud y afectar la calidad de vida.

Por eso es importante mantener una dieta equilibrada, evitar hábitos nocivos y realizar actividad física. Presta atención a algunos hábitos que te ayudarán a controlar el colesterol de forma natural.

1- Limita el consumo de alcohol

Las personas que toman alcohol tienen más posibilidades de sufrir una enfermedad del corazón que los no bebedores. El exceso de alcohol incrementa el nivel de triglicéridos en la sangre. Se aconseja limitar su consumo.

También se recomienda cambiar el aceite común por aceite de oliva por su potente combinación de antioxidantes.

2- Deja de lado al cigarrillo

Ya es sabido que el cigarrillo tiene graves consecuencias para la salud y aquellos que fuman con regularidad tienen un mayor riesgo de sufrir los efectos del colesterol alto.

Aunque no lo creas, el cigarro contiene más de 19 componentes tóxicos que interfieren en las funciones del cuerpo y reducen el colesterol bueno.

A su vez, las toxinas del cigarrillo afectan la salud circulatoria y favorecen la acumulación de lípidos en las arterias.

3- Incluye ácidos grasos, Omega 3

Los ácidos grasos omega 3 son lípidos saludables que limpian el colesterol malo de las arterias e incrementan el colesterol bueno.

Si bien no se producen de forma natural, se pueden absorber a través del consumo de varios alimentos como pescados, frutos secos, mariscos, semillas y brócoli.

4- Reduce el consumo de ciertos alimentos

Si bien gran parte del colesterol es segregado por el hígado, también es absorbido a través de ciertos alimentos que contienen colesterol en grandes cantidades.

Los expertos recomiendan reducir el consumo de comidas de origen animal como carnes rojas, lácteos y mantequilla. También se recomienda evitar los embutidos, las frituras y los alimentos con grasas saturadas o trans.

5- Incorpora la fibra a tu alimentación

La fibra es un nutriente esencial para controlar el colesterol dado que ayuda a disminuir su absorción en el intestino, evitando que se acumule en la sangre. La fibra juega un rol importante en el proceso digestivo y garantiza un buen funcionamiento del corazón y la circulación. Para obtener la fibra consume alimentos como semillas y frutos secos, cereales integrales, legumbres y frutas y verduras.

6- Realizá ejercicio

El ejercicio físico es muy importante para la salud y tener una rutina de entrenamiento ayuda a regular los niveles de colesterol, ayudando a removerlo de las arterias y favoreciendo la síntesis de grasas saludables. Además de que ayuda a reducir la grasa corporal. Los expertos recomiendan hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio físico 3 veces a la semana.

El colesterol es sin duda un gran enemigo y es necesario incorporar estos hábitos saludables y eliminar los malos para lograr así reducir el colesterol y mejorar tu calidad de vida.