fbpx
0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 3 minutos

La harina integral proviene del grano de trigo entero sin separación de ninguna parte de él. A diferencia de la harina blanca o refinada, conserva la cubierta exterior del grano de trigo o salvado y el germen de trigo, que contienen una gran cantidad de fibra, ácidos grasos esenciales, minerales, vitaminas del complejo B y hierro.

Al conservar el salvado y el germen de trigo, la harina integral se destaca por una cantidad de fibra 3 veces superior a la harina blanca. Además tiene un alto contenido de vitaminas y minerales, como vitaminas del complejo B, vitamina E, hierro, potasio, magnesio, zinc, entre otros.

Debido a sus propiedades, la harina integral y los productos elaborados con ella como principal ingrediente, tienen un valor nutricional superior al de la harina blanca. A continuación te dejamos los grandes beneficios que la harina aporta.

 

1- Previene la aparición de enfermedades degenerativas

Por su gran cantidad de vitaminas y minerales, protegen al organismo de la acción de los radicales libres, que dañan las células y pueden producir enfermedades degenerativas.

2- Alivia los síntomas de la menopausia

La harina integral aporta lignanos a nuestro organismo, que reducen el flujo de hormonas, aliviando los síntomas de la menopausia.

Pero también reducen el riesgo de padecer cáncer de próstata, de mama o de útero.

3- Depura el organismo

La harina integral ayuda a depurar el organismo de forma muy eficaz, desde el hígado hasta el sistema digestivo, ayudando a adelgazar y mantenerse saludable.

A su vez, aporta energía duradera para entrenar o realizar actividades físicas exigentes, ya que aporta energía de liberación lenta.

4- Reduce el colesterol

Los granos enteros de la harina integral ayudan a prevenir la absorción del colesterol malo y disminuir los niveles de triglicéridos, que de los contrario pueden generar enfermedades cardíacas.

La fibra presente en la harina integral logra atrapar y arrastrar el exceso de grasa consumida por los alimentos, depurando al organismo de sustancias tóxicas. A su vez, los antioxidantes presentes en esta harina limitan el transporte del colesterol hacia las paredes arteriales y tejidos.

5- Buena digestión

Gracias a la fibra presente en los granos enteros, la harina integral ayuda a que el intestino tenga un movimiento regular. Pero también previene la aparición de enfermedades como inflamación, hemorroides, dolor y diarrea, entre otros.

Los granos enteros también contienen ácido láctico que aumenta la reproducción de bacterias beneficiosas en el intestino grueso, que ayudan en la digestión, promueven la absorción de los nutrientes y fortalecen el sistema inmune.

6- Reduce el estreñimiento

El trigo es una gran fuente de proteínas y fibra, y provoca un descenso en los problemas de estreñimiento, además de reducir el riesgo de enfermedades como cáncer de colon.

Además una dieta rica en fibra reduce los niveles de colesterol en sangre y puede ayudar a prevenir la obesidad.

7- Mantiene los niveles de azúcar en sangre

Debido a su alto nivel de hidratos de carbono, ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes.

Como no se producen subidas drásticas de insulina en la sangre, es un producto que se recomienda a personas con diabetes tipo II, personas obesas y personas con problemas metabólicos.

 

La harina integral es un producto sano e ideal para nuestro organismo, tiene muchísimos beneficios y es una opción mejor que la harina blanca. ¡No dudes en incorporarla!