0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Es una cirugía para reemplazar toda o parte de la articulación de la cadera con una articulación artificial.  La razón más común para tener esta cirugía es para aliviar la artritis, que puede limitar las actividades cotidianas.

 

Mayormente, el reemplazo de cadera se hace en personas de 60 o más años de edad. Las personas jóvenes que han tenido reemplazo de cadera pueden poner estrés adicional en la cadera artificial. Ese estrés adicional puede causar que se gaste más pronto que en personas mayores. Si esto pasa, toda o parte de la articulación pueda que se tenga que reemplazar nuevamente.

 

El doctor puede recomendar la colocación de una prótesis si:

  • Hay Dolor de cadera que no permite dormir correctamente.
  • El dolor de cadera no ha mejorado con otros tratamientos.
  • El dolor de cadera limita o impide hacer actividades normales, tales como bañarse, preparar comidas, hacer actividades de casa y caminar.
  • Presenta una fractura en el fémur.
  • Presenta un tumor en la articulación de la cadera.

 

Prepararse para la operación

  • Prepará tu casa eliminando objetos que puedan convertirse en obstáculos y acondicionando para que puedas transitar por ella y utilizar la cocina y el baño sin molestias.
  • Si tenés diabetes, enfermedad del corazón u otra afección médica, su cirujano le pedirá que vea al proveedor que lo trata por estas afecciones.
  • Evitá fumar, ya que retarda que la herida y el hueso se curen.
  • Podés visitar un fisioterapeuta para aprender a hacer algunos ejercicios antes de la cirugía y practicar usando muletas o un caminador.
  • Arreglá tu casa para hacer las tareas diarias más fácilmente.
  • Practicá usando un bastón, caminador, muletas o silla de ruedas correctamente:
    • Entrando y saliendo de la ducha
    • Subiendo y bajando escaleras
    • Sentándose en el inodoro y parándose después de usarlo
    • Usando la silla de ducha

 

Luego de la operación permanecerás en el hospital de 1 a 3 días. Durante ese tiempo, te recuperarás de la anestesia y de la cirugía en sí misma. Seguramente te pidan que comiences a moverte y caminar lentamente dentro del hospital.

 

Es posible también que te indiquen realizar fisioterapia para fortalecer los músculos y acostumbrarse a los movimientos luego de la intervención.