fbpx
0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Cómo tratar naturalmente la rosácea y la piel sensible.

La rosácea es un malestar común de la piel que suele comenzar por enrojecimiento de las mejillas, nariz, mentón o frente. En muchos pacientes el enrojecimiento puede detonarse por cambios de temperatura o algunos alimentos y bebidas.

También puede manifestarse por estrés y suele confundirse con rubor normal. Afecta principalmente a las personas de piel blanca y a partir de los 30 años. Es una enfermedad que se caracteriza por el enrojecimiento constante de la piel, incomodidad y una erupción parecida al acné. Tanto hombres como mujeres pueden tener rosácea. Sin embargo, las mujeres son más propensas al padecimiento, mientras los hombres tienden a sufrirlo de forma más severa.

Existen diferentes tipos de rosácea, la Erytthematotelangiectatic rosácea, se caracteriza por el enrojecimiento de las mejillas y la aparición de venas rojas, la rosácea Phymatous se caracteriza por una piel engrosada con apariencia engrosada; la rosácea papulopustular presenta enrojecimiento y lesiones similares al acné. Por último también existe la rosácea ocular que afecta los ojos, dejándolos rojos e hinchados.

Es una enfermedad que no tiene una cura específica pero con la utilización de productos naturales se puede solucionar. Tanto para la rosácea como para tratar las pieles sensibles, hay tratamientos naturales que pueden mejorar la piel sin necesidad de utilizar fármacos. A continuación te contamos cuales son:

Vinagre de manzana:

Una gran forma de tratar la rosácea es limpiar el rostro con una cucharada de vinagre de manzana diluido en agua y aplicarlo con un algodón limpio. Esto ayuda a mejorar los síntomas y equilibrar la piel.

Aceite de oliva:

El aceite de oliva es otro de los remedios naturales que existen, aplicarlo cada noche con los dedos sobre el rostro es una solución que logrará mejorar los síntomas y retardara su aparición. Aplica durante 3 o 4 minutos antes de dormir.

Manzanilla:

Otra opción natural y efectiva es la manzanilla. Es un gran desinflamante y puede prevenir y curar las infecciones y lesiones de la piel. Aplica limpiando la cara con la infusión compuesta por una cucharadita de flores de manzanilla y un par de vasos de agua. Puedes repetirlo varias veces a la semana.

Pepino:

El pepino es un ingrediente natural esencial para darle suavidad a la piel, refrescarla y gracias a eso es muy utilizado en mascarillas de belleza.

Solo tienes que colocar rodajas de pepino en el rostro durante 5 minutos y notarás la diferencia en la piel.

Dieta rica en vitaminas:

La alimentación también puede ser un tratamiento natural beneficioso. Para ello procura tener una dieta rica en vitamina B y C.

La vitamina B, presente en pescados, legumbres y cereales, ayuda a lograr una piel sana y fuerte. Mientras que la vitamina C, presente en los cítricos, ayuda a fortalecer el sistema inmune y a cicatrizar de forma más rápida.

Aloe vera:

La planta de aloe vera es una planta medicinal muy utilizada y también nos puede ser de gran ayuda para la rosácea y las pieles sensibles.

Para obtener sus beneficios necesitas utilizar la pulpa de una rama de aloe vera. Eso le dará alivio y desinflamará la piel, quitando la irritación y el enrojecimiento. Ayudándonos también a limpiar nuestro rostro gracias a sus componentes.

Beber agua:

El agua es necesaria para el buen funcionamiento del organismo. Consumir al menos 2 litros de agua al día, ayuda al organismo, eliminando toxinas y humectando la piel.

Para mejorar la piel sensible y ayudar al cuerpo en general, el consumo adecuado de agua es fundamental.

Con estos consejos podrás mejorar la piel sensible y mejorar la rosácea de forma natural, sin tener que recurrir a los fármacos y dándole a la piel lo que necesita para mejorar.