0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Las rodillas son muy importantes en nuestro organismo, soportan una buena cantidad de peso y son las que nos dan el equilibrio necesario para nuestra movilidad, por eso es importante cuidarlas y mantenerlas fuertes.

Dado la importancia de nuestras rodillas, es normal que sufran lesiones. Por eso es importante cuidarlas, reforzar los músculos cercanos, evitar la obesidad y el sobrepeso que pueden generar daños en las articulaciones.

Compartimos algunos consejos para cuidarlas, recordá realizar los ejercicios de forma segura y descansar en caso de que te duelan las rodillas.

Flexiones

Un ejercicio que podés hacer son las flexiones sentado. Para ello tenés que sentarte en una silla con la espalda recta y deslizar el pie derecho hacia la parte inferior del asiento tratando de ir lo más lejos posible y manteniendo el muslo firme durante todo el ejercicio.

Mantén esa posición por 10 segundos, volvé a la postura inicial y repepetí lo mismo con el pie izquierdo.

También podés hacer flexiones inferiores, para ello acostate boca arriba en una colchoneta y dobla las rodillas hasta el pecho (o lo más cerca posible). Tomá las piernas con las manos, manteniendo la posición durante 15 segundos.

También podes elevar una pierna y dejar la otra apoyada en el suelo, ya sea estirada o flexionada, y hacer lo mismo con la otra.

Cuidá tu dieta

Para tener rodillas sanas y fuertes, necesitás una buena alimentación. La clave es consumir alimentos con propiedades antiinflamatorias como la palta, el pescado, los frutos secos o el aceite de oliva.

Para fortalecer las articulaciones procurá consumir alimentos con vitamina E (kiwi, mango, brócoli, espinacas). También son importantes los alimentos con calcio para evitar la osteoporosis y el debilitamiento de los huesos.  Consumí productos como lácteos, verduras de hoja verde (acelga y almendras).

Sentadillas y estocadas

Las sentadillas son un ejercicio común que es de gran utilidad para lograr unas rodillas fuertes.

Solo tenés que ponerte de pie, abrir las rodillas al ancho de los hombros con la espalda derecha, y flexionar despacio las piernas. Bajá lo máximo que puedas y mantén la posición unos 10 segundos. Hacé 10 repeticiones de este ejercicio para fortalecer las rodillas y tonificar glúteos.

Si lo preferís, las estocadas también pueden ser una buena opción. Para hacerlas debés ponerte de pie con las piernas juntas y las manos al costado del cuerpo. Da un paso hacia adelante con la pierna derecha y flexiona la rodilla izquierda descendiendo el torso. Volvé a la postura inicial y hacelo con la otra pierna.

Bicicleta, elíptica y natación

Además de los ejercicios que puedes hacer en tu casa o en el gimnasio, hay deportes que son muy beneficiosos para obtener unas rodillas fuertes. Usar la bicicleta a diario o la estática del gimnasio es ideal para fortalecer articulaciones y mejorar el movimiento.

La elíptica es un ejercicio cardiovascular libre de impacto con el que podés trabajar la musculatura de las piernas y el tronco superior, quemando calorías y tonificando las piernas.

Otra opción libre de impacto para entrenar el cuerpo y fortalecer las rodillas es la natación. Además de nadar, podés fortalecer las piernas corriendo en el agua o pataleando, para trabajar músculos y articulaciones sin riesgos.

¡Seguí estos consejos y hace estos ejercicios para mantener tus rodillas fuertes y sanas!