0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Una extracción dental es un procedimiento para extraer un diente de la encía. Usualmente lo hace un dentista general, un cirujano bucal o un periodoncista.

 

Las muelas del juicio pueden causar dolor u otros problemas dentales por lo que suelen extraerse quirúrgicamente. Por lo general, la extracción de una muela del juicio es necesaria por lo siguiente:

  • Infección o enfermedad de las encías (periodontitis), que afecta a las muelas del juicio
  • Caries dental en las muelas del juicio que salieron en forma parcial
  • Quistes o tumores que afectan a las muelas del juicio
  • Muelas del juicio que están causando lesiones a los dientes cercanos

 

La extracción casi siempre se hace como un procedimiento ambulatorio, por lo que volverás a casa el mismo día.

 

Las extracciones de muelas de juicio pueden causar dolor y sangrado, también inflamación en el lugar o en la mandíbula. Temporalmente, algunas personas tienen problemas para abrir grande la boca debido a la inflamación de los músculos mandibulares. Recibirás instrucciones para el cuidado de las heridas y para controlar el dolor y la inflamación, como tomar analgésicos y usar compresas frías para reducir la inflamación.

 

Una vez que llegues a tu casa:

  • Tendrás una gaza en la boca para detener la hemorragia. Esto también ayudará a que se forme un coágulo de sangre.
  • Tus labios y mejilla estarán adormecidos, pero esto desaparecerá en algunas horas.
  • Te recomendarán colocarte hielo para el área de la mejilla para ayudar a bajar la inflamación.
  • A medida que pasa el efecto del medicamento anestésico, podría empezar a sentir dolor. Tu dentista te recomendará analgésicos antiiflamatorios.

 

Para ayudar a que sane correctamente podés:

  • Evitar el tabaco, que retarda el proceso de sanación.
  • Elegir por alimentos blandos y masticar del lado opuesto a donde fue la extracción.
  • Colocar hielo sobre la mejilla dolorida.
  • Tener sumo cuidado al cepillarse los dientes.