fbpx
0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 3 minutos

En algunos aspectos, el cambio del “tratamiento activo” a la sobrevivencia es uno de los aspectos más complejos de la experiencia con el cáncer debido a que es distinto para cada persona. Una vez finalizado el tratamiento, los supervivientes suelen describir sentimientos que varían del alivio al temor. Algunos supervivientes dicen que aprecian más la vida y han obtenido una mayor aceptación de ellos mismos. Al mismo tiempo, otros supervivientes se preocupan por su salud y no saben cómo sobrellevar su vida después del tratamiento, especialmente cuando ya no tienen que asistir a más visitas frecuentes con sus médicos.

Durante el tratamiento, las personas sienten que participan activamente en su atención, y la relación que desarrollan con su equipo de atención médica les brinda una sensación de apoyo y seguridad. Después de finalizar el tratamiento, la red segura de contactos periódicos y frecuentes con el equipo de atención médica concluye. Los supervivientes a menudo pierden la fuente de apoyo, en especial porque pueden surgir nuevas ansiedades y desafíos en este tiempo.

La transición hacia la sobrevivencia a menudo es compleja porque es diferente para cada persona.

Temor a la recurrencia

Una de las inquietudes más frecuentes que tienen los supervivientes es la preocupación de que el cáncer vuelva a aparecer. El temor a la recurrencia es muy real y completamente normal. Es posible que tenga pensamientos de ansiedad como “¿Ha vuelto a aparecer el cáncer?” y “¿Qué sucederá si vuelve a aparecer?” que se desencadenan debido a la aparición de un dolor de cabeza, tos o rigidez articular, o antes de eventos como el aniversario de su diagnóstico o citas y pruebas de seguimiento. Para algunos supervivientes, estas preocupaciones y la sensación de incertidumbre provocan luchas con la depresión y la ansiedad. Sin embargo, es importante recordar que si bien no puede controlar directamente si el cáncer vuelve a aparecer, puede controlar en qué medida el temor de recurrencia le afecta la vida.

Vivir con incertidumbre nunca es fácil, por lo que es importante recordarse a sí mismo que el miedo y la ansiedad son una parte normal de la sobrevivencia. Preocuparse por que el cáncer vuelva a aparecer en general es una sensación más fuerte el primer año después del tratamiento, pero en general se torna más leve con el tiempo. Aquí hay algunas ideas para ayudarlo a enfrentar el temor a la recurrencia:

  • Hable con su equipo de atención médica: es necesario obtener la información exacta sobre el riesgo de recurrencia de su tipo y estadio de cáncer. En general, la mayoría de los tipos de cáncer tienen un patrón predecible de recurrencia. Nadie puede predecir exactamente qué sucederá en el futuro, pero un profesional de la atención médica que conozca sus antecedentes médicos puede darle información sobre las probabilidades de que el cáncer vuelva a aparecer e indicarle a qué síntomas debe estar atento. Tener un programa regular de visitas de seguimiento también puede brindar una sensación de control.
  • Reconozca las emociones: muchas personas intentan ocultar o ignorar sensaciones “negativas” como miedo y ansiedad. Sin embargo, ignorarlas podría intensificarlas y dejar que se conviertan en sensaciones más abrumadoras. A menudo es beneficioso hablar sobre los miedos y las sensaciones con un amigo, familiar o profesional de la atención médica en el que confíe.
  • Cuídese: los hábitos saludables como ingerir comidas nutritivas, realizar ejercicio físico de manera periódica y dormir lo suficiente ayudan a las personas a sentirse mejor tanto física como emocionalmente.
  • Reduzca el estrés: busque maneras diferentes de reducir el estrés para descubrir qué es lo mejor para usted. Esto podría incluir pasar tiempo con su familia y amigos, redescubrir pasatiempos antiguos, hacer actividades que disfruta, caminar, meditar, disfrutar un baño, realizar actividad física o reírse con un libro o una película divertidos.

A pesar de sus mejores esfuerzos para hacer frente a la situación, es posible que se sienta abrumado por el miedo o la ansiedad. Si le sucede esto, hable con su médico y considere una derivación para obtener asesoramiento.