0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 1 minuto

Las hemorroides son venas inflamadas en el ano o en la parte inferior del recto.

Comúnmente no suelen causar problemas. Pero si estas sangran mucho, causan dolor o se tornan hinchadas, duras y dolorosas, se puede retirar con una cirugía.

 

A la hora de someterse a la operación, según sus síntomas, podés haber tenido uno de estos tipos de cirugía:

  • Colocación de una pequeña banda de caucho alrededor de las hemorroides para reducir su tamaño mediante el bloqueo del flujo sanguíneo
  • Colocar grapas en las hemorroides para bloquear el flujo sanguíneo
  • Extirpación quirúrgica de las hemorroides
  • Eliminación química o con láser de las hemorroides

 

¿Qué esperamos al llegar a casa?

El tiempo de recuperación depende del tipo de procedimiento. En general:

  • Se puede tener mucho dolor después de la cirugía a medida que la zona se tensa y se relaja. Tu médico podrá recomendarte analgésicos para esto.
  • Es muy probable que tengas un poco de sangrado, especialmente después de su primera deposición.
  • Seguí las recomendaciones de tu médico para una dieta que te permita recuperarte correctamente.
  • Recordá tomar muchos líquidos, como caldo, jugos, y agua.

 

Retomar la actividad

  • Evitar levantar, jalar o actividades extenuantes hasta que la zona de la cirugía haya sanado. Esto incluye hacer esfuerzo durante la defecación o la micción.
  • Dependiendo del tipo de trabajo que hagas, Es probable que debas ausentarte durante un tiempo..
  • La actividad física podrás ir incrementándola a medida que te sientas mejor.

 

Ante los siguientes casos, recordá consultar a tu médico:

  • Mucho dolor o hinchazón
  • Sangrar mucho por el recto
  • Fiebre
  • No podés eliminar orina varias horas después de la cirugía
  • La incisión está roja y caliente al tacto