0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Las quemaduras de primer grado están solo en la capa superior de la piel. Esta puede:

  • Ponerse roja
  • Hincharse
  • Doler

 

Las quemaduras de segundo grado están una capa más profunda que las quemaduras de primer grado. La piel puede:

  • Presentar ampollas
  • Tornarse roja
  • Normalmente presentar hinchazón
  • Doler

 

Es importante llamar de urgencia al médico si la quemadura:

  • Es a raíz de un incendio, un cable eléctrico o un enchufe, o productos químicos.
  • Es superior a 2 pulgadas (5 centímetros).
  • O si es en una mano, el pie, la cara, la ingle, los glúteos, la cadera, la rodilla, el tobillo, el hombro, el codo o la muñeca.

 

En primer lugar, se debe tratar de calmar y tranquilizar a la persona que se quemó.

Si la ropa no está pegada a la quemadura, se recomienda retirarla. Si la quemadura es causada por productos químicos, se sugiere retirar toda la ropa que contiene dichos químicos.

 

Enfriá la quemadura:

  • Se recomienda utilizar agua fría, no hielo. El frío extremo del hielo puede lesionar aún más el tejido.
  • Si es posible, mantené la piel quemada bajo agua corriente y fría durante 10 a 15 minutos hasta que no duela tanto.
  • Si esto no es posible, intentá colocar un paño húmedo limpio y fresco sobre la quemadura, o sumergí la quemadura en un baño de agua fría durante 5 minutos.

 

Después de que la quemadura se enfríe, verificá que sea una quemadura leve. De lo contrario se sugiere buscar atención médica.

 

Si se trata de una quemadura leve:

  • Intentá limpiarla suavemente con agua y jabón.
  • Evitá romper las ampollas, ya que puede infectarse.
  • Se puede aplicar una capa delgada de ungüento, como aloe vera o vaselina, sobre la quemadura. El ungüento no tiene que contener antibióticos. Algunos ungüentos antibióticos pueden causar una reacción alérgica.
  • Si es necesario, protegé la quemadura del roce y presión con una gasa estéril antiadherente ligeramente pegada o envuelta sobre ella. No utilices un apósito que deje fibras que queden atrapadas en la quemadura.

 

Las quemaduras leves pueden tardar hasta tres semanas en sanar.

Una quemadura puede picar a medida que sana, por lo que deberás evitar rascarte.