fbpx
0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Las personas con cáncer deben mantener un peso corporal saludable y consumir alimentos nutritivos. A veces, los efectos secundarios de la cirugía, la radioterapia, la inmunoterapia y la quimioterapia pueden hacer que una persona coma menos y pierda peso.

Pautas nutricionales durante el tratamiento contra el cáncer

  • Mantenga un peso saludable. Para muchas personas, esto significa evitar la pérdida de peso mediante la ingesta de calorías suficientes todos los días. En las personas obesas, esto puede significar bajar de peso. Consulte a su equipo de atención médica si está bien que intente bajar de peso durante el tratamiento. Puede ser mejor esperar hasta que finalice el tratamiento. Si está bien que lo haga, la pérdida de peso debe ser moderada.
  • Obtenga nutrientes esenciales. Estos incluyen proteínas, carbohidratos, grasas y agua.
  • Sea lo más activo posible. Por ejemplo, haga una caminata diaria. Si permanece sentado o duerme demasiado, puede perder masa muscular y aumentar la grasa corporal, incluso si no aumenta de peso.

¿Qué podría influir sobre su nutrición durante la quimioterapia y cómo debe adaptar su dieta?

Para los pacientes de cáncer, la dieta y la nutrición durante la quimioterapia deben estar basadas en lo que puedan tolerar y en ayudar a controlar síntomas tales como las náuseas, los vómitos, la diarrea, el estreñimiento, las alteraciones en el sentido del gusto, la sequedad bucal, dolor o llagas en la boca, la falta de apetito, la sensación de saciedad anticipada y la fatiga. Es importante controlar estos síntomas y mantener simultáneamente los objetivos en relación con una ingesta adecuada de calorías y proteínas.

Debido a los cambios que experimentarán sus necesidades nutricionales y de alimentación a causa del cáncer y de los tratamientos de quimioterapia, es posible que tenga que reforzar las proteínas en su dieta para aumentar al máximo sus energías, su fuerza, su función inmunitaria y la integridad de su piel. Utilizar alimentos del grupo lácteo es una manera eficiente de crear dietas ricas en proteínas para los pacientes que reciben quimioterapia. Además, la carne, los frutos secos y las legumbres son fuentes de proteínas excelentes que los pacientes de quimioterapia pueden tener en cuenta para mejorar su dieta.

Efectos secundarios y nutrición

Los efectos secundarios pueden dificultar el comer o beber. Siga estos consejos para lograr la nutrición que necesita:

  • Si no le gusta el sabor del agua, consuma más líquidos a través de alimentos y otras bebidas. Por ejemplo, tome sopas o coma sandías y beba té, leche o sustitutos de la leche.
  • Si los alimentos le resultan insulsos, intente condimentarlos con especies sabrosas.
  • Ingiera 6 comidas pequeñas durante el día en lugar de 3 comidas abundantes. Asegúrese de alcanzar su objetivo calórico con estas comidas pequeñas.
  • Si la carne ya no le gusta, consuma proteínas de otros alimentos.
  • Si siente un sabor metálico en la boca, coma caramelos de menta. Además, pruebe cepillarse los dientes antes de comer.
  • Si lesiones en la cavidad bucal, le recomendamos que consuma alimentos procesados o licuados.

Algunos efectos secundarios con frecuencia se tratan con medicamentos. Si sus efectos secundarios afectan su hidratación y nutrición, hable con su equipo de atención médica.

Seguridad de los alimentos

Las personas que reciben un tratamiento contra el cáncer deben prestar atención a la seguridad de los alimentos. Algunos tratamientos pueden debilitar el sistema inmunitario, lo que aumenta el riesgo de una infección.

  • Lave los alimentos, las manos, mostradores y utensilios de cocina
  • Mantenga los alimentos crudos separados de los cocidos.
  • En aquellos alimentos que son necesarios refrigerar, asegúrese de mantener la cadena de frío.

Dieta y nutrición después del tratamiento

La mayoría de las recomendaciones nutricionales incluyen frutas, verduras y cereales integrales. El efecto de factores nutricionales específicos en las tasas de supervivencia del cáncer no se comprende con claridad y se está estudiando activamente. Sin embargo, es importante que las personas que sobreviven a un cáncer lleven una dieta saludable, debido a que pueden tener mayor riesgo de desarrollar otras afecciones médicas, como una enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y debilitamiento de los huesos.

Siempre debe consultar una NUTRICIONISTA  para que lo asesore.

Fuente: American Cancer Society & American Society of Clinical Oncology