0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

La anemia es una afección que se caracteriza por la falta de suficientes glóbulos rojos sanos para transportar un nivel adecuado de oxígeno a los tejidos del cuerpo. Si tienes anemia, es probable que te sientas cansado y fatigado.

Hay muchas formas de anemia, cada una con causas diferentes.  Puede ser temporal o prolongada, y puede variar entre leve y grave. Consulta a un médico si sospechas que tienes anemia, ya que esta puede ser indicio de una enfermedad grave.

Los tratamientos varían desde la toma de suplementos hasta la realización de procedimientos médicos. Es posible que puedas evitar algunos tipos de anemia si sigues una dieta saludable y variada.

Síntomas

Los signos y síntomas varían según la causa de la afección. Algunos de ellos son:

  • Fatiga
  • Debilidad
  • Piel pálida o amarillenta
  • Latidos del corazón irregulares
  • Dificultad para respirar
  • Mareos o aturdimiento
  • Dolor en el pecho
  • Manos y pies fríos
  • Dolor de cabeza

Al principio, la anemia puede ser leve y pasar inadvertida. No obstante, los síntomas empeoran a medida que la misma empeora.

Cómo prevenir o controlar la anemia

Usted puede tomar medidas para prevenir o controlar la anemia. Estas medidas pueden proporcionarle más energía y mejorar su salud y su calidad de vida.

Al consumir una alimentación saludable usted se asegura de obtener una cantidad suficiente de los nutrientes que su cuerpo necesita para producir células sanguíneas sanas.

Estos son los principios de una alimentación sana:

Consumir alimentos y bebidas que contengan muchos nutrientes

Limitar el consumo de sal, grasas sólidas, azúcares agregados y granos refinados.

Mantenerse en un peso sano equilibrando las calorías que recibe de alimentos y bebidas con las que gasta en la actividad física.

Procure que un estilo de vida saludable sea la meta de toda la familia. Los bebés, los niños y los adolescentes crecen rápidamente. Una alimentación saludable apoya el crecimiento y el desarrollo y puede contribuir a prevenir la anemia.

Además, ayúdeles a sus padres o a otros parientes mayores a disfrutar de una alimentación saludable y rica en nutrientes. La anemia se presenta con frecuencia en los adultos mayores debido a enfermedades crónicas (constantes), falta de hierro y mala alimentación.

Hable con su familia

Algunos tipos de anemia pueden ser hereditarias. Si le han diagnosticado, hable con los miembros de su familia. Aconséjeles que vayan al médico a hacerse un chequeo para ver si también padecen esta afección.

Si tiene niños o adolescentes con anemia, cuénteles cómo pueden desempeñar un papel activo en su propia atención médica. Anímelos a averiguar más acerca de su enfermedad y a tomar decisiones con el médico. Esto puede ayudarles a que se sientan más en control de la situación y darles una perspectiva más positiva sobre su salud.