0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

La trombosis es la formación de un coágulo en el interior de un vaso sanguíneo y uno de los causantes de un infarto agudo de miocardio.

La localización más frecuente de trombosis venosa se produce en las venas profundas de las piernas y cuando da síntomas acostumbra a producir dolor e hinchazón de la pierna afectada.

Cuando se habla de una  trombosis venosa profunda (o TVP) es porque afecta a las venas profundas de las extremidades, no a las venas superficiales. En algunas ocasiones afecta a las venas de los brazos o algunos de los órganos internos.

Factores de riesgo de la trombosis venosa profunda

La TVP puede afectar prácticamente a cualquier persona. Sin embargo, algunos factores aumentan el riesgo de presentar esta afección.

La siguiente es una lista de los factores que aumentan el riesgo de presentar una TVP:

  • Lesión en una vena, a menudo causada por lo siguiente:
    • fracturas,
    • lesiones musculares graves
    • cirugía mayor (particularmente si involucra el abdomen, la pelvis, las caderas o las piernas).
  • Circulación lenta de la sangre, a menudo causada por lo siguiente:
    • permanencia prolongada en la cama (por ejemplo, debido a una enfermedad o después de una cirugía);
    • movimiento limitado (por ejemplo por usar un yeso en la pierna para ayudar a que se sane un hueso lesionado);
    • mantenerse sentado por mucho tiempo, especialmente con las piernas cruzadas;
  • Aumento en el nivel de estrógeno, a menudo es causado por lo siguiente:
    • píldoras anticonceptivas;
    • terapia de reemplazo hormonal, a veces utilizada después de la menopausia;
    • embarazo, por hasta 6 semanas después del parto.
  • Algunas afecciones crónicas, como las siguientes:
    • enfermedad cardíaca;
    • enfermedad pulmonar;
    • cáncer y su tratamiento;
    • enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa).

Prevención de la trombosis venosa profunda

Los siguientes consejos pueden ayudar a prevenir la TVP:

  • Comience a moverse tan pronto como sea posible después de haber estado en cama durante un tiempo, como después de una cirugía, enfermedad o lesión.
  • Después de permanecer sentado por mucho tiempo, como ocurre durante un viaje de más de 4 horas:
    • Levántese y camine cada 2 o 3 horas.
    • Mientras esté sentado ejercite las piernas de la siguiente manera:
      • Levante y baje los talones manteniendo las puntas de los pies en el suelo.
      • Levante y baje las puntas de los pies mientras mantiene los talones en el suelo.
      • Apriete y afloje los músculos de las piernas.
    • Use ropa suelta.

Usted puede reducir su riesgo al mantener un peso saludable, evitar la vida sedentaria y seguir las recomendaciones del médico según sus factores de riesgo en particular.