0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Los problemas de ritmo cardíaco (arritmias cardíacas) ocurren cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos cardíacos no funcionan adecuadamente, lo que hace que el corazón lata demasiado rápido, demasiado lento o de manera irregular.

Las arritmias cardíacas pueden provocar que tengas una sensación de aleteo en el pecho o de corazón acelerado y pueden ser inofensivas. Sin embargo, algunas arritmias cardíacas pueden provocar signos y síntomas molestos y, a veces, mortales.

Cuándo consultar al médico

Las arritmias pueden hacer que sientas latidos del corazón prematuros o adicionales, o que sientas que el corazón está acelerado o que late demasiado lento. Otros signos y síntomas pueden estar relacionados con el hecho de que el corazón no bombee de forma eficaz debido a los latidos rápidos o lentos. Estos comprenden dificultad para respirar, debilidad, mareos, aturdimiento, desmayos o sensación de desmayo inminente, y dolor o molestias en el pecho.

Busca atención médica de urgencia si presentas de repente o con frecuencia cualquiera de estos signos y síntomas en algún momento en que no esperas sentirlos.

Síntomas

Es posible que las arritmias no provoquen signos ni síntomas. De hecho, el médico puede descubrir que tienes arritmia antes de que tú lo hagas en un examen de rutina. Sin embargo, los signos y síntomas evidentes no necesariamente indican un problema grave.

Los síntomas evidentes de arritmia pueden ser:

  • Agitación en el pecho
  • Aceleraciones en los latidos del corazón (taquicardia)
  • Latidos del corazón lentos (bradicardia)
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar
  • Aturdimiento o mareos
  • Sudoración
  • Desmayo (síncope) o desvanecimiento

Para prevenir la arritmia cardíaca, es importante llevar un estilo de vida saludable para el corazón, para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Dicho estilo de vida puede incluir:

  • Seguir una dieta de alimentos saludables para el corazón
  • Aumentar la actividad física
  • No fumar
  • Mantener un peso saludable
  • No consumir o limitar el consumo de cafeína y alcohol
  • Reducir el estrés, ya que el enojo o el estrés intenso pueden causar problemas en el ritmo cardíaco
  • Administrar medicamentos de venta libre con precaución, ya que algunos medicamentos antigripales y para la tos contienen estimulantes que pueden provocar latidos cardíacos acelerados