0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

La vesícula biliar es un órgano que está ubicado debajo del hígado. Esta almacena bilis, la cual es usada por el cuerpo para digerir las grasas en el intestino delgado.

Se puede necesitar una cirugía si se tiene dolor u otros síntomas a raíz de los cálculos biliares. También se puede necesitar si la vesícula biliar no está funcionando normalmente.

Los síntomas comunes pueden incluir:

  • Indigestión, lo que incluye distensión, acidez estomacal y gas
  • Dolor después de comer, normalmente en la zona superior derecha o superior media del abdomen (dolor epigástrico)
  • Náuseas y vómitos

La recuperación de la cirugía por lo regular toma alrededor de 6 semanas. Se podrá volver a la mayoría de las actividades normales en una o dos semanas, pero puede tomar varias semanas más volver a tener el nivel de energía que se tenía antes.

Algunos de los síntomas que pueden aparecer luego de la intervención son:

  • Dolor en el abdomen. Este dolor proviene del gas que aún queda en el abdomen después de la cirugía. El dolor debe ir aliviándose con el paso de varios días a una semana.
  • Un dolor de garganta a causa del tubo respiratorio.
  • Náuseas y quizá vómitos.
  • Heces sueltas después de comer. Esto puede durar de 4 a 8 semanas. Sin embargo, en algunos casos puede durar más tiempo.
  • Hematoma alrededor de las heridas. Esto desaparecerá por sí solo.
  • Enrojecimiento de la piel alrededor de las heridas. Esto es normal si es solo alrededor de la incisión.

Vuelta a la actividad

Empezar a caminar después de la cirugía. Comenzar actividades cotidianas tan pronto como se sienta capaz de hacerlo. Dar una vuelta por la casa, ducharse y usar las escaleras durante la primera semana en el hogar. Si se presenta dolor, suspender esa actividad.

Evitar realizar actividades extenuantes o levantar objetos pesados por lo menos por un par de semanas.

Tal vez se pueda regresar a un trabajo de oficina al cabo de una semana, dependiendo del nivel de dolor y la energía.

Es bueno consumir una dieta alta en fibra y beber de 8 a 10 vasos de agua al día para ayudar con el tránsito intestinal.