0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Los pulmones se localizan en el tórax. Cuando respirás, el aire pasa a través de la nariz, baja por la tráquea y llega hasta los pulmones, donde fluye a través de conductos llamados bronquios. La mayoría de los cánceres pulmonares comienzan en las células que recubren estos conductos.

 

El cáncer pulmonar es el tipo de cáncer más mortífero tanto para hombres como para mujeres. Cada año, mueren más personas de cáncer en el pulmón que de cáncer de mama, de colon y de próstata combinados.

 

El consumo de cigarrillo es la principal causa de este tipo de cáncer. Cuantos más cigarrillos fumes y cuanto más temprano hayas comenzado a fumar, mayor será el riesgo de padecer cáncer pulmonar. Aunque puede afectar a personas que nunca han fumado.

El tabaquismo pasivo también incrementa el riesgo de cáncer pulmonar.

 

El cáncer de pulmón en general no produce signos ni síntomas en los estadios más tempranos. Los signos y síntomas generalmente se presentan solo cuando la enfermedad está avanzada.

  • Una tos reciente que no se va
  • Tos con sangre, incluso en pequeñas cantidades
  • Falta de aire
  • Dolor en el pecho
  • Ronquera
  • Adelgazamiento sin proponértelo
  • Dolor en los huesos
  • Dolor de cabeza

 

El tratamiento para el cáncer de pulmón depende del tipo de cáncer, de lo avanzado que esté y de cuán saludable estés:

  • La cirugía para extirpar el tumor se puede hacer cuando este no se haya propagado más allá de los ganglios linfáticos cercanos.
  • La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas y detener el crecimiento de las nuevas células.
  • La radioterapia utiliza potentes rayos X u otras formas de radiación para destruir las células cancerosas.

Los tratamientos anteriores pueden realizarse solos o combinados.

 

¿Se puede prevenir?

Si nunca fumaste, no comiences a hacerlo. Hablá con tus hijos sobre lo que significa no fumar, así podrán comprender cómo evitar este factor de riesgo importante de cáncer de pulmón.

Si fumás, dejá de hacerlo cuanto antes. Disminuye el riesgo de cáncer de pulmón, incluso si fumaste durante años. Hablá con el médico acerca de las estrategias y ayudas para dejar de fumar que te pueden servir para abandonar el hábito. Las opciones comprenden sustitutos de la nicotina, medicamentos y grupos de apoyo.

El ejercicio y una dieta saludable pueden ayudarte a prevenir.