0800 2902 [email protected]
Tiempo de Lectura: 1 minuto

Un esguince de tobillo es una lesión que se produce cuando te doblás, torcés o girás el tobillo de una forma extraña. Esto puede estirar o desgarrar los ligamentos que ayudan a mantener los huesos del tobillo unidos.

 

El tratamiento del esguince de tobillo depende de la gravedad de la lesión. Aunque las medidas de cuidado personal y los analgésicos que te recete tu médico pueden ser suficientes, es posible que necesites una evaluación médica para determinar el tratamiento adecuado.

 

Alguno de los síntomas de un tobillo esguinzado son:

  • Dolor, en especial cuando depositamos el peso sobre el pie afectado.
  • Dolor al tocar ligeramente el tobillo.
  • Hinchazón.
  • Hematomas.
  • Movimientos limitados.
  • Inestabilidad en el tobillo.
  • Sonido o sensación de chasquido al momento de la lesión.

 

¿Cuándo puede ocurrir un esguince?

  • Prácticando deportes de impacto.
  • Caminar o correr en superficies irregulares.
  • Cuando ya has tenido una lesión de tobillo anteriormente.
  • Estado físico deficiente y poca flexibilidad.
  • Calzado inadecuado.

 

¿Cómo podemos prevenirlo?

  • Precalentando antes de hacer ejercicio o practicar deportes.
  • Ten cuidado al caminar, correr o trabajar sobre una superficie irregular.
  • Utilizando un dispositivo de inmovilización, o cinta en el tobillo debilitado o previamente lesionado.
  • Usando calzado que calce adecuadamente y que esté hecho para tu actividad.
  • Minimizando el uso de zapatos de taco alto.
  • Manteniendo una buena fuerza y flexibilidad muscular.
  • Practicando entrenamiento de estabilidad, incluso ejercicios de equilibrio.